Administrar

Articles sobre literatura escrits pels amics de la llibreria Món de Llibres.

Luis Solano y Libros del Asteroide

FAUSTO | 29 Novembre, 2010 17:14

Es curiosa la relación entre pequeños contextos y grandes desarrollos.
La puesta a punto de muchas de las ideas que surgen en espacios tremendamente acotados se desarrollan en lugares a veces ridículamente reducidos, como la pequeña sala que a Luis Solano le presta su suegra y donde crea en 2004 Libros del Asteroide, logrando, a partir del reconocimiento que le otorga el Premi Llibreter del 2006, una ampliación necesaria de 8 metros cuadrados.

Mientras que las grandes editoriales, dirigidas por especialistas en marketing o en ciencias empresariales (¿?), se expanden globalmente ganando clientes y perdiendo lectores, las pequeñas editoriales, muchas de ellas con un solo editor, negociador, diseñador, administrativo y becario de sí mismo, poco a poco recuperan el mundo antiguo de la camaradería invisible entre lectores apasionados por los libros y se expanden, sin publicidad ni recompensas mediáticas, a la manera originaria e irreductible de los viejos artesanos: es la propia calidad del trabajo bien hecho la que reclama la atención de las personas sensibles, capaces de distinguir los productos estándar y hechos en serie de las primorosas y felices rarezas como los libros de Robertson Davis o de Wallace Stegner, editados por Solano.

En los últimos años y en clara paradoja con el incipiente auge de los nuevos formatos electrónicos, decenas de editoriales han surgido para explotar el hueco de calidad y de implicación personal que han dejado las grandes corporaciones. Esas editoriales, casi todas unipersonales y esforzadas, de pequeño tamaño y de grandes ambiciones, han permitido la circulación de autores desconocidos u olvidados, y han contagiado su entusiasmo a las nuevas y viejas (y casi descreídas) generaciones de lectores que no han dudado ni un minuto en recomendar sus productos de la mejor manera posible: con la irreversible alegría de compartir las cosas que te hacen feliz.

Món de Llibres, comprometido desde sus inicios con esta gesta intelectual y emotiva, ha decidido no sólo cumplir, como librería-editora, una de las misiones fundamentales de este ciclo expansivo, sino además implicarse en la difusión de la experiencia de esos editores extraños y poco egoístas, organizando una serie de charlas y debates en las que los editores independientes tendrán la palabra y podrán mirarse, por fin, cara a cara con los propios lectores.

Gabriel Bertotti


ESTAU TOTS CONVIDATS!

 

 

Épépé. ¿Vevé tereplebobó?

FAUSTO | 25 Novembre, 2010 08:00

 

"Brekkek Kekkek Kekkek Kekkek! Koax Koax koax! Uala Uala Uala! Quaouauh!"

                                                                                   Yojame cesj

 

Chetenché glubglub, fejaso reá guluglubglubb anontonocha pudinpa iz tipúré. Arkensintle festennegcos ura elklelei ouls frapaponeis. Deiriinchinnge cshasvak elkkit llullumem esitriet e vonlonò tó. Efarcis eforics eses eloiciht cheten glapglap.

Direicici onk nu ankoina. Ninsunt evnecrochki ju turubú kiripudi po pataracharára édu fan. Labadraparachara kokch enelticusá eman dumiuchen ij brudimruchuré. Alkovacca eolitrasta Épépé pintrúu. Klutt panloga teé kluttercha. Afa Buturú diébecht ud Karinthy atypatytappung. Chom bratibrati, utrapi trupi eu esas forickandó. Devorituts strikahrewerf mo teveberé atypatyitapp!

“Cherederebé todidi hodové gurubulu  pratch... antapratch, vara ledebedimé karichaprati.”

Durungy astirnv eliticicom wiririni rifius sac.  Klalaka eu, firkandip eazapi ra tlaxicos emr. Odistofi aumav tuturi esucalt su pepé. Tyeté vao vevé. Shumulukada bramanais é cotuite. Diurmuba, udiurumbundia di kadé oi. Fikantro ek Kötéltáncos lumanitaroén koffunra  ekstilvlin ok. Diedié junknanana fasskidi esoni vok, ullimanosva li jifiriti  tilipi uep!  Tuluplubru klott apalapa groz paratbleba klott, klott, klott. ¿Ufi?

¡Chetét topa debeté,
Etek glu tri fefé,
Bidiuti niemelaga,
Petitie!

Chetenchá chopapoa luka edifipo id di filikonova suxse. Chetenchó piunun arimanica udenlaen. Chetnechilav osifava ed durin budiurim. Tohoré, muharé haubab typaaeri koj de ud inionalavadesògoarf. Ei coruma disahé: chetét topa debeté. Quaalvioolav edíu fan kok uriniva etoracireèp amio camunera flattito. Dunnaba doboti loeena ud no ekivaftò, ninmonalé limnonole olfis diunbonbur. ¿Honnniu ovolp ep?. Épépé voa ud anutolantus um. Duundenina iuuytàvà usián depapapi la kokaurav; hapapuu dòdopo ur – dupurú bonnalana utula-  sinmaz xizivirion su makoest fiunapuna nei gogoloan sui.

Furunbuludu  euson rapilino ba miennáv.  Azbinuninu ulo dugologoloan puib paurona nu neimopupú.

Filanava aspinava kuripa. ¿Gru, gru, gru, honavá? Yupeyui xtimonei fa, terola lop puloma teunsa asinava. Uri oa uro koch, koch. Einpannino usoupopo tre, dimnani uff sohjima tutrimotri. Trilingo lingo go. Up xuf upanifa. Wakaratá epepí punabo ey kalmo loocaina. Ifinino dat ealongi o sufó.

Tofaé Tusporu

Georges de La Tour o la flama que ens despulla.

FAUSTO | 18 Novembre, 2010 08:00

Pascal Quignard, a qui rellegeixo per no oblidar les coses que ja sabia, sempre ens parla de la música i del silenci; de les ombres incertes que envolten la tremolosa llum de les espelmes; dels homes que s’aixequen a mitjanit sense entendre què fan allà, sols, dins la fosca. Sovint, la cadència de les seves paraules aconsegueix espantar la son que em ronda els ulls i m’acosta perillosament a la matinada. Som, per uns instants, dins la pau i la quietud de la llar segura, partícip de la mateixa nit que els filòsofs antics contemplaren; un habitant comú de l’obscuritat que es transmuta en heroi sota la resplendor d’un pensament inspirat. I és que tot esdevé solemne quan la mirada penetra en el misteri del que és quotidià. Quan la “parca fastuositat” d’allò humil ens consagra abans de l’alba.

 “Portam en nosaltres el desconcert d’haver estat concebuts. No hi ha imatge que ens afecti que no ens recordi els gestos que ens van fer(...) Venim d’una escena on no hi érem ”.

Quignard ens diu les coses sense cercar il.luminar-nos de manera sobtada. Sense allargar-se mai amb explicacions inabastables. Com si volgués avivar dintre nostre un coneixement que, fa molt de temps, optàrem per enterrar. Vol que, en lloc d’avançar per un camí que desconeixem, aprenguem a retrocedir per allà on no sembla possible fer-ho; que cerquem la llavor de les seves sentències en el passat més llunyà del nostre propi pensament; que arribem al present dels seus raonaments a través de les nostres meditades conclusions. Si acceptem que això és possible també podrem acceptar que existeix un lloc comú del qual sorgeix tota la saviesa i al qual tots, mitjançant el sacrifici de l’autocontemplació, tenim l’oportunitat d’accedir-hi.

Com els monjos que es preparen per assistir a un ofici de tenebres o com el músic que es retira a la solitud del bosc per tocar la viola i convocar els morts, Quignard sap que la bellesa és el primer que enlluerna i atreu els homes, però no oblida mai que és en el seu misteri on resideix allò que la fa eterna. Per això, el poeta cerca estremir-nos amb l’epifania del seu pensament. Provocar-nos el rubor que pertany a l’interior de l’ànima.

Puc imaginar-me a l’escriptor caminant abstret per les amples avingudes de París en direcció al museu del Louvre. Puc dedicar-me a seguir-lo, discretament, per les immenses sales plenes d’estàtues i pintures. Puc, inclús, arribar a sentir com es commou davant la tela de Sant Josep i el nin que calla, o contemplar com s’extasia mirant la Magdalena pensativa que sosté la calavera damunt la falda. Però no puc, en cap moment, deixar de sospitar que aquest home desconegut ens amaga un secret que no ens revelarà; que sap una veritat que mai no ens dirà. Altra vegada reconec el savi retrocedint en els segles per cercar allò meravellós que no pertany al temps. Altra vegada m’encisa amb la seva veu: “Les arts no coneixen el progrés. En què pot augmentar la bellesa?” Potser el vers és com un teorema que conté la solució? Si és així, no acabo d’entendre per què no tot és silenci dins l’espai infinit.

“Para venir a lo que no sabes / Has de ir por donde no sabes” em respon tres capítols més endavant Juan de la Cruz. Llavors, altre cop, el silenci.

Georges de La Tour, com el senyor de Sainte Colombe o el mestre japonès Junichiro Tanizaki, és un personatge quignardià. Tots ells parlen, en el fons, el mateix llenguatge secret. Són ànimes irrepetibles i escollides que, com l’eriçó del poeta Arquíloc, saben només una cosa però important.

Quignard és un especialista de la llum i de l’obscuritat. Un creador d’enigmes que  insisteix en què tot és únic i tot és dos. Georges de La Tour - que consagrà la seva vida a posar els homes davant ells mateixos amb l’ajuda d’una flama - és un retratista de seqüències íntimes que ningú no gosava il.luminar. Un avançat fotògraf de misteris que sempre ens deixa amb el dubte de qui són, en realitat, els seus models. Ambdós, pintor i escriptor, són com papallones: atrets pel mateix foc i separats per la mateixa fosca.

Fausto Puerto


Altres articles sobre Pascal Quignard:

Vida secreta. Començar i acabar un llibre

Todas las mañanas del mundo. De renúncies i de pèrdues

Elogio de la sombra i Las sombras errantes. Conspiració d'ombres a la llibreria

***

Presentació de "Grans Èxits" i de "Miracle a Llucmajor"

FAUSTO | 17 Novembre, 2010 09:01

 

ESTAU TOTS CONVIDATS!

 

 

El mundo bajo los párpados. Cerrar los ojos y ver.

FAUSTO | 11 Novembre, 2010 08:00

“Schopenhauer escribió que los sueños y la vigilia eran hojas de un mismo libro y
    que leerlas en orden era vivir, y hojearlas, soñar”

                                                                                      J.L. Borges
          
   
El libro de Siruela es un extraño artefacto.
No es una mera antología de sueños, aunque una de sus delicias sea justamente parecerlo; ni tampoco es una reflexión psicoanalítica sobre interpretaciones oníricas; ni un tratado antropológico sobre el mito o sobre antiguas técnicas curativas (específicamente, las incubaciones de sueños), tan evocadoras como cualquier disquisición de Lem o de Ursula K. Le Guin.
Ni tampoco es un libro de literatura fantástica aunque recurra, como ésta, al viejo truco del extrañamiento, tan útil en rituales de seducción.
Y sin embargo, la nunca egoísta voz del narrador, sin recurrir a la frase falsamente poética o a la insistencia hipnótica, logra sacarte de lo meramente cotidiano y te transporta, sin violencia ni artificio, al mundo bajo los párpados, con los ojos abiertos y la atención constante, haciendo reales las aspiraciones de las que hablaba el ya remoto Macedonio Fernández cuando postulaba que no toda era vigilia la de los ojos abiertos.

-¿En qué estantería colocar el libro de Siruela?-me pregunta Fausto, el librero, en un mail inquietante, cuyo asunto es: El Ojo de Dios carece de párpado. -Estuve tentado de hacerlo entre las guías de viaje. Como si fuera una Lonely Planet indispensable para cualquier viajero onírico que se precie.

-Necesariamente a la izquierda de los libros de Kingsley, Tarnas, Hillman o Harpur, no por casualidad editados por el propio Siruela, incluso, si aún existieran, junto a los de Gregory Bateson-le respondo-pero también cerca de algunos autores editados por Kairós como Bohm, Capra, Wilber o Peat.-Libros con los que lo relaciona el secreto desafío que desde hace unos años asumió Siruela: establecer un puente comprehensivo entre el mundo fuera de los párpados y el mundo bajo los párpados.

Los mundos multidimensionales que el cerebro interpreta desde su aparente aislamiento.

El hecho que constantemente hace notar Siruela, primero en la línea editorial de Atalanta y después en la sorpresa fértil de su libro, es que el cerebro no sólo interpreta un mundo exterior, aceptado sin vacilación ni dudas por todos, sino también uno interior, tan ancestral como la inteligencia humana y que funciona más allá de las habituales categorías espacio/temporales.

Mundos que no se rechazan sino que se complementan y que son como los polos de una misma substancia.

Mundos evidentemente paradójicos; regido uno, el supuestamente real, por la ficticia contradicción entre causalidad e incertidumbre; y el otro, a veces despectivamente llamado onírico, por una férrea lógica interna de detalles y repeticiones sistemáticas.

Del lado de acá (de los párpados), como diría Cortázar, está el texto que usted está leyendo, pero también todas las hormigas que frecuentaban el templo de Asclepio y la rigurosa sucesión de causas sutilmente encadenadas que llamamos destino.

Del lado de allá (debajo de los párpados), está el mundo del que este libro raro trata de hacer una precisa fenomenología, en la que la manifestación onírica puede ser una epifanía ritualizada y también un extraño río de sueños que fluyen sin fin, explorado por intrépidos aventureros llamados onironautas que, al observarlo, lo transforman.

Leyendo el ordenado fluir de imágenes, anécdotas y reflexiones no puedo menos que adivinar la presencia de un hombre alto, de melena tan blanca como la piel de Moby Dick, que toma nota y que nunca deja de ser un extraño, sin ninguna identidad definitiva que lo encaje en una época y lo aleje de las demás. El narrador es así una presencia fantasmal pero tan concreta como la estructura que da firmeza a todo el andamiaje teórico.

También colocaría el bello libro azul a la derecha del Tratado de la melancolía, de Robert Burton, y de La vuelta al día en ochenta mundos de Cortázar, puesto que comparte con éstas variadas invenciones, la imposibilidad de ser clasificado y el leve tono irónico que no compromete ni la honra de la dama, ni la privacidad emotiva del caballero, y menos aún la de un indefenso durmiente que al despertar puede escribir el Kubla Khan como Coleridge, o invadir Austria como Bismarck.

Al acabar el libro tenemos la misma certeza que al despertar de una pesadilla: la taquicardia es real, lo mismo que el sudor y el terrible miedo, pero no estamos ni en el horror ni en el páramo, sino protegidos por la manta y la presencia posible de otro durmiente que asegure la necesidad del alba, la innata necesidad de luz que compense el arduo arte de aprender a morir soñando.

El autor, sutilmente nos hace comprender que lo mítico no es sólo un conjunto de historias y creencias ancestrales y arquetípicas, sino una realidad tangible que rige todos los actos humanos en un espacio más allá del tiempo, subsumido a la advocación de alguna presencia sagrada que lo haga trascendental; lo de abajo es igual a lo de arriba, como dice el principio esotérico.

Había olvidado todo ese conocimiento que la aparición de la primera individualidad inocente eliminó, después vino la filosofía, después el silencio y después el sueño del que con bellas palabras habla Siruela, un sueño mítico que purifica y que permite cantar la profunda sincronía que existe entre el mundo a ambos lados de los párpados y que evita que se cumpla la terrible condena que postuló Paul Éluard a todo aquél que no se atreva a admitir la presencia definitiva de la muerte en la vida; ciega a las sombras terrestres/morirás con los ojos abiertos”.

Gabriel Bertotti

 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS