Administrar

Articles sobre literatura escrits pels amics de la llibreria Món de Llibres.

La aventura ausente. La vida en su extrañeza

FAUSTO | 04 Febrer, 2010 08:00

   Leo La aventura ausente de Gabriel Bertotti y pienso en Guadalupe Nettel. También podría decir que pienso en Murakami o en Pascal Quignard – de otro modo, claro -, pero mentiría; a pesar de que creo que Bertotti ha leído a Quignard y a Murakami y no a la autora mejicana. No hablo de estilos, ni de temas, y quizás tampoco de textura literaria; pero sí de una cierta mirada o, mejor aún, de un halo íntimo que recorre la escritura del argentino Bertotti y que sacude la prosa, casi cinematográfica, de Nettel. Uno lee “lo que pasa cuando llueve” y piensa en la postmodernidad tamizada del hombre de hoy, en una especie de tristeza que nace muy a pesar nuestro, en la austeridad – no sé si falsa o no - de la nada.

La aventura ausente se mueve entre la realidad y la irrealidad, ficción fenomenológica muy del gusto del autor. Al igual que Pascal – o como variante suya -, Bertotti combate la migraña traduciendo del latín los silogismos de Santo Tomás de Aquino, en un curioso ritual que nos habla de la inteligencia y del extraño equinoccio del azar. Sus relatos se mueven en esta misma dirección: inteligencia y extrañeza. O lo que es lo mismo: la inteligencia que se nutre de la identidad fracturada, de la extrañeza de la vida deshecha en el tiempo. En “lo que pasa cuando llueve” asistimos, por ejemplo, al milagro de la lluvia metamorfoseada en un molar gigante y eréctil, recubierto de un musgo verdoso. En su interior, se aloja, como un milagro, “una pequeña flor del tamaño de la cabeza de un fósforo”. Ángeles, la protagonista del relato, guardará la flor “en una cajita  en la que también conservaba los dientes que se le habían caído hacía mucho tiempo, cuando la lluvia sólo anunciaba que era hora de dejar de jugar y entraba a la casa a escribir con el dedo en los vidrios empañados”.

La poesía de La aventura ausente es la constatación de este tipo de inteligencia, que consiste en asumir la vida en su extrañeza, dejando la pregunta suspendida. Whitman escribió que las cartas de Dios se encuentran en todos lados (y, de hecho, la traducción más correcta del adjetivo “todopoderoso” del Credo de Nicea sería precisamente ésta: en todos lados, en cualquier lugar, eternamente presente), dando sustancia metafísica al milagro. En “hay fin”, asistimos a la muerte, que es y no es la de un hijo: Es de noche" escribe "Me acerco lentamente a la cama de mi hijo. Respira con dificultad. Arde en fiebre. Abre los ojos. "Has venido. ¿Es esto la muerte?" Sonrío porque sé que la muerte es solamente una pared, un árbol, o una hoja”. La soledad y la pérdida como obsesiones, cosificadas una y otra vez en el asombro de lo existente. Es curioso, porque en la nada, la soledad y el miedo - en ocasiones a lo Conrad – de estos relatos subyace siempre la realidad, una especie de pulsión que busca el amor en las vidas fracasadas, el perdón o, simplemente, la palabra. Schöenberg puso en boca de Moisés – ¿o fue de Aarón? – esta sentencia lapidaria que cierra su ópera: “La Palabra, la Palabra que nos salva”. En uno de los mejores relatos del libro, "el barco ebrio", Bertotti escribe: “Ahora que vuelvo a Francia, releo lo que escribimos en aquellos agotadores días, antes de la llegada al puerto perdido, y descubro que Rimbaud sólo se interesaba por hablar, para que yo escribiera, cuando estábamos  sobre las aguas del río, meciéndonos en un barco ebrio, como dice el hermoso poema que es mi preferido entre todos los que pueblan el libro de tapas amarillas”. Las palabras, sí, siempre las palabras, en el barco ebrio de nuestras vidas.

Daniel Capó

Comentaris

  1. Carles
    La aventura ausente

    Haurem de llegir aquest llibre, pareix que serà dels bons!

    Enhorabona a tots per la iniciativa.

    Carles | 04/02/2010, 09:46
  2. tomeu
    Defectos

    Gabriel: tus relatos rememorados, es decir lo que me queda de ellos después de un mes de su lectura, a través de este artículo me han parecido aún mejores. Así que volveré a leerlos para buscarles defectos.

    tomeu | 04/02/2010, 12:44
Afegeix un comentari
ATENCIÓ: no es permet escriure http als comentaris.

Els comentaris són moderats per evitar spam. Això pot fer que el teu escrit tardi un poc en ser visible.

Amb suport per a Gravatars
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS