Administrar

Articles sobre literatura escrits pels amics de la llibreria Món de Llibres.

Carta a su madre. Excelsa literatura.

FAUSTO | 01 Abril, 2008 08:46

Lord Clarence, tercer barón de Witts, según algunos, hijo ilegítimo de Carlos II, murió a causa de una singular apuesta. Haciendo honor de la leyenda que habla del afán insuperable de la aristocracia por la superficialidad y la lujuria, apostó con su compañero de parrandas, Lord Smoke, que sería capaz de beber 100 pintas de cerveza y ajenjo sin emborracharse y mucho menos sin perder la honrosa verticalidad.

El evento sucedería en una taberna mesetaria, en un pueblo anónimo entre Madrid y Toledo, elegido no al azar.

En el origen de la apuesta estaban en París, expulsados de la corte a causa del acoso al que Lord Clarence sometió a una de sus primas, vendida ya a un próspero terrateniente, borrachos obviamente, compartiendo una copa con un misterioso caballero catalán que se jactaba de haber luchado contra el padre de Clarence, Lord Cardinal, en la batalla de Saint Ètienne. La amistad quedó sellada con la admiración de los jóvenes al contemplar una herida no curada que el caballero portaba no como estigma sino como blasón. 

Alistair Cowley, ancestro remoto del famoso brujo, cuenta en un apéndice de sus Memorias, que fue el catalán, claro trasunto de un Mefistófeles tentador, el que propuso la apuesta como muestra de gallardía y resistencia. Esa misma noche fue ahorcado mientras dormía por dos rateros desilusionados ante tanta pobreza. La leyenda posterior los convertiría en eficaces asesinos enviados por el rey de Nápoles para acabar con el caballero, un posible líder de una red de espías independentistas y libertarios, que en esa época, en la que todavía  se asesinaba individualmente y en la que el concepto de purga aun no había prevalecido en teoría política, eran sinónimos.

Es fácil imaginar a los dos jóvenes cruzando los Pirineos con la única intención de llevar a cabo lo que habían jurado entre copa y copa, sin eludir la exaltación guerrera ni el desprecio a las mujeres.

Ya en la taberna, nuestro héroe dio cuenta sin sudor ni temblores de las 100 pintas, luego pidió pluma, tinta y papel y de un tirón escribió la famosa carta a su madre. La terminó unos minutos antes del amanecer, luego fue a bañarse al río y murió ahogado.
Su compañero se ahorcó esa misma tarde.  

La carta es excelsa literatura. Una honesta y delicada alabanza al amor materno y a la fortaleza femenina. Una hexagonal penetración en el alma de una mujer, como no se había hecho antes y como no se haría jamás. En ella Lord Clarence sentó las bases de lo que siglos después Freud pervertiría como brujería.

En síntesis, la carta postula que en la mujer se encuentra el secreto que explicaría la elegancia del universo, que la fortaleza, el valor, la gravedad y la gracia son virtudes femeninas, influyendo así, sin quererlo, en poetas guerreras como Simone Weil y Simone de Beauvoir,  quienes en diarios y jornals se referirán crípticamente a Clarence, como al “inglés viejo”, y que al hombre sólo le queda jugar juegos procaces con sus compañeros de parranda, vagando extraviados por todas las épocas del mundo a la espera de una madre, una cortesana y una amiga.

La madre desesperada de dolor por la estúpida muerte de su hijo se encierra durante un mes en un monasterio. Al salir organiza una fiesta de tres días a la que el rey hace el honor de asistir. Lady Clarence comparte la última noche con el majestuoso libertino; a la mañana siguiente se origina el segundo cisma de la iglesia anglicana al postular el rey, a Lord Clarence como primer santo protestante.

La rabieta del Arzobispo de Canterbury obligó a su majestad a ausentarse algún tiempo en París y Milán, seguramente con la carta en el bolsillo, a la busca del ideal femenino, en recepciones, en burdeles y en conventos.

Gabriel Bertotti

Comentaris

Afegeix un comentari
ATENCIÓ: no es permet escriure http als comentaris.

Els comentaris són moderats per evitar spam. Això pot fer que el teu escrit tardi un poc en ser visible.

Amb suport per a Gravatars
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS