Administrar

Articles sobre literatura escrits pels amics de la llibreria Món de Llibres.

Sin flores ni coronas / Relatos de Kolimá. De humo, hielo y tabaco ruso.

FAUSTO | 05 Juny, 2008 08:00

Lo primero es la forma del libro.
No olvidemos que estamos hablando de un objeto.
De ciertas formas que deben atraer la atención de los sentidos.
No olvidemos que no somos más que una ilusión creada por una víscera atrapada en una caja cerrada por huesos y cartílagos.
Entonces el color es importante.
Los polinizadores como la abeja lo saben. 
¿Y los editores? ¿Lo saben?
Han elegido las tapas amarillas.
Como el polen.
Las palabras “Auschwitz-Birkenau” grabadas con sangre seca en la portada.
Generando aprehensión.
No quiero sufrir leyendo. No quiero más Holocausto.
Pero las tapas amarillas son irresistibles. Lo mismo que la visión poética.
Poesía: el arte de la iluminación concisa.
De la extrema destilación de lo que la víscera hace con los datos.
Acerca de lo que se denomina “realidad” se podría predicar cualquier cosa y de cualquier manera: un informe periodístico, una obra filosófica, una tontería.
Pero no: se emiten una serie de conceptos que rasgan el silencio cartilaginoso.
¿Qué actitud tomar ante la certeza del dolor y la muerte?
El grito moralmente antiestético pero irresistible, o el silencio, siempre más elegante y arduo.
Paladas de tierra, olor a carne quemada, un atardecer, los ojos abiertos que no ven nada.
Y si elegimos el silencio, y si salimos vivos de él, ¿cuándo entonces hablar? ¿Qué decir?
¿Cómo hablar de lo cruel y de lo banal?
Odette Elina elige la concreción poética.
“Léelo”, dice Fausto. “Te llevará menos de una hora”.
En menos de una hora vivir un año en un campo de concentración.
Ya basta de espectros con pijama a rayas.
Y sin embargo, lo que una prosa indecente hubiera convertido en anécdotas espeluznantes, el lenguaje poético transforma en espontáneos momentos de comprensión.
La víscera, mediante procesos misteriosos, transforma la individual aceptación del horror en revelación compartida, eligiendo las palabras y su ordenación en la frase de manera impecable.
Recreando, mediante una argucia, el sagrado misterio original.
En vez de ruido, heces y sangre, Odette nos dice:

“Desde hacía meses soñaba con tener un pañuelo”.

Y al final:

“Traje conmigo a Francia mi precioso pañuelo. Como un estandarte que hubiera hecho muchas campañas, sus   colores ahora están apagados.
Es ahora cuando lo encuentro más hermoso. Está acribillado de agujeros mi pañuelo. No fueron las balas las que lo llenaron de estrellas, sino mi primer cigarrillo, aquel prodigioso día en el que, con mano torpe, enrollé    el tabaco que un ruso me dio”
.

Silencio y sombras.
Y el puntito rojo de la brasa de un cigarrillo ardiendo.
El aire irresistible que otorga el tabaco a los pulmones angustiados.
Para qué mencionar sucesos históricos si basta con decir “ruso”.
Odette murió cincuenta años después de su liberación siendo miembro convencida del partido comunista francés, que la honró como a una veterana militante.
Intuyo una paradoja, a posteriori resulta curioso notar que Odette defendía algo muy parecido a lo que más odiaba.

Ahora el amarillo se transforma en el blanco azulino de un trozo de hielo, el de la tapa de los libros de editorial Minúscula. Y “Los relatos de Kolimá”  de Varlam Shalámov, sobre sus años de internamiento en el GULAG soviético, de acuerdo a la sacra matemática se hacen complementarios con los de Odette.
Y de ahí que ninguna poesía sea inocente, de ahí que nos corra un escalofrío por el ominoso sentido que adquieren las palabras “aquel prodigioso día en el que, con mano torpe, enrollé el tabaco que un ruso me dio”.
Shalámov enterrado vivo en el aire gélido de Siberia.
En Kolimá el lugar más frío del mundo.
Viento, hielo, los guardias, los compañeros de infortunio,  el color azulino de la escarcha en que se transforma la respiración, el color azulino de las miles de partículas acristaladas que se difuminan en la garganta, la manera de narrar Kolimá tan alejada de las barbas de Solzhenitsyn.
Terminemos por el principio.
Amarillo. Azul. Abeja. Hielo. Silencio. Humo.
La importancia de fumar para sobrevivir en un Campo.

“¿Cómo se abre camino en la nieve virgen?”

Gabriel Bertotti

Comentaris

  1. Jordi Adrover
    Auschwitz - Kolimá

    Genial!!. El teu article, poètic i concís, enllaça dos llibres molt distants en l’espai en què foren viscuts i molt propers en el temps i els sentiments que ens narren. Kolimá i Auschwitz eren dos inferns glaçats, suposadament, de diferenciada ideologia però així com deia Cortázar “todos los fuegos el fuego”, podríem dir “tots els freds el mateix fred”

    Jordi Adrover | 05/06/2008, 10:13
  2. Periférica
    Sin flores ni coronas

    Hola, y muchísimas gracias por la entrada sobre el libro.
    Nos hacen especial ilusión todas las opiniones positivas que nos van llegando sobre este libro en particular ya que es uno de los libros que dio pie a la creación de Periférica: un libro importante para nosotros en muchos sentidos, un libro que amábamos mucho antes de que existiera nuestra editorial, que va publicando al menos un 75% de obras que ya estaban "en nuestra mesilla de noche", de obras que son parte de nuestras lecturas habituales, familiares, desde hace casi quince años.
    Así es que apreciamos muy sinceramente vuestras palabras.
    Un abrazo

    Periférica | 05/06/2008, 15:06
  3. Diego Giménez
    Re: Sin flores ni coronas / Relatos de Kolimá. De humo, hielo y tabaco ruso.

    Gràcies per l'enllaç Gabriel!! Molt bon article!

    Diego Giménez | 05/06/2008, 19:59
  4. Llorenç
    Re: Sin flores ni coronas / Relatos de Kolimá. De humo, hielo y tabaco ruso.

    El més terrible, Gabriel, és la paradoxa que apuntes, la gran paradoxa del comunisme, dels comunistes que defensaven, per ventura, el que més odiaven. I això és terrible, perquè és una mentida massa gran perquè quedi impune. Però tampoc els "grans defensors de la llibertat" quedaran impunes: què en diran de Guantánamo d'aquí 50 anys...

    Llorenç | 09/06/2008, 21:30
  5. ANA
    KOLIMÁ

    Muy bueno el artículo, Gabriel. Lo realmente terrible de todo este asunto es que quedó demostrado que ni la cultura, ni la sensibilidad ni la llamada civilización, amortiguan ni un ápice la crueldad que se gasta la raza humana.

    ANA | 13/06/2008, 10:02
  6. DSLR-A900
    Re: Sin flores ni coronas / Relatos de Kolimá. De humo, hielo y tabaco ruso.

    Tenemos un poco de dificultad para suscribir el RSS , en todo caso, he libro marco este gran sitio , es muy util , mas lleno de informacion .

    DSLR-A900 | 12/11/2011, 19:05
Afegeix un comentari
ATENCIÓ: no es permet escriure http als comentaris.

Els comentaris són moderats per evitar spam. Això pot fer que el teu escrit tardi un poc en ser visible.

Amb suport per a Gravatars
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS